¿Cómo se tramita un ERTE durante la crisis del coronavirus?

El Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) es una figura que implica la suspensión de los contratos de toda o parte de la plantilla de una empresa durante un tiempo limitado o la reducción de la jornada laboral. Un supuesto que el bufete de abogados en Don Benito ha tenido que lidiar en las últimas semanas debido a la crisis del coronavirus.

Las cotizaciones a la Seguridad Social durante el ERTE

En un ERTE, la empresa está exenta de pagar las cotizaciones a la Seguridad Social durante el tiempo de suspensión de los contratos laborales, siempre que tenga menos de 50 trabajadores a fecha de 29 de febrero de este año. Si el número de empleados fuera superior, abonará un 25% de las cotizaciones.

En los casos en los que el ERTE se inicie por causas económicas, técnicas, organizativas y de producción, la empresa tiene que comunicar su decisión a los representantes de los trabajadores. Las negociaciones entre la compañía y los representantes pueden durar un máximo de siete días.

El procedimiento del ERTE comienza comunicando a todos los empleados la decisión de la empresa y el por qué se inicia el trámite. Después la compañía debe preparar una solicitud acompañada por un informe que vincule la pérdida de actividad al coronavirus. La autoridad laboral será la encargada de constatar la existencia de la causa mayor.

La resolución de la autoridad laboral se llevará a cabo en el plazo de cinco días previo informe de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social. Esta última, según confirma el bufete de abogados en Don Benito, tiene también cinco días para resolver el trámite.